Bienvenidos a russo van der waal

Russo Van der Waal es una empresa de consultoría conformada por asesores y abogados fiscales. Tiene oficinas en Amsterdam y Almere, en los Países Bajos.

En esta empresa tenemos 10 asesores y abogados, quienes trabajan en todos los ámbitos de las leyes fiscales y tributarias, tanto en los Países Bajos como a nivel internacional. Por tanto, tenemos la capacidad de ofrecer soluciones adecuadas y prácticas para cualquier problema fiscal o tributario.

Nuestra filosofía es ofrecer a nuestros clientes soluciones a la medida, con gran responsabilidad, creatividad y el más alto nivel de profesionalismo. En nuestra empresa usted puede contar con un enfoque personal.

Nuestro enfoque de negocio no es convertirnos en la mayor empresa de legislación fiscal; sino, más bien, ayudar a nuestros clientes con excelencia y desarrollar una relación positiva con cada uno de ellos.

Nuestros Expertos

Fuerte desempeÑo fiscal

Actuamos en todos los ámbitos de las leyes de impuestos aplicables en los Países Bajos y a nivel internacional;  por tanto, estamos en capacidad de ofrecer soluciones integrales y prácticas, adaptadas a cada situación.

A más de tener un profundo conocimiento sobre impuestos, en general, la mayoría de nuestros asesores y abogados tienen un conocimiento fiscal especializado. Esto podría incluir fusiones y adquisiciones, Impuesto al Valor Agregado (IVA), imposición (internacional) sobre remuneraciones e impuesto sobre donaciones y suceciones (herencias).

Nuestros clientes son, en su mayoría, empresas que operan a nivel nacional e internacional, las que varían en tamaño y líneas de negocio. También trabajamos para deportistas y artistas e individuos con grandes patrimonios.

Buenos resultados financieros garantizan la continuidad de cada empresa. Pero, ¿es siempre éste el punto de atención principal del empresario?

Como asesores fiscales, ofrecemos una amplia gama de servicios fiscales financieros. Nuestro asesoramiento legal está especializado por razones fiscales; por ejemplo, sobre la estructuración de sus actividades económicas (de un “holding”, como ejemplo) y la preparación de declaraciones tributarias, como la del impuesto a la renta para sociedades y para personas físicas.

Estamos centrados en un tema principal: Mantener la presión fiscal lo más baja posible.